El volante argentino, Fernando Echazú, quien llegó al Cúcuta Deportivo hace dos meses ya está apto para poder jugar y ser tenido en cuenta por el profesor Flavio Robatto cuando este lo requiera.

Echazú sufrió un desgarro muscular recién llegado al club lo cual lo alejaba de las canchas, luego de los exámenes médicos se le descubrió una miositis osificante que venñia desarrollando desde hacía cinco meses y que agravó su situación fisica. Esta lesión fue tratada con tres sesiones de electrochoques y posteriormente fortalecimiento físico con el fisioterapeuta del equipo, José Iván Mantilla.

Luego de un mes y tres semanas de recuperación el gaucho se ha reincorporado a las actividades grupales y podría hacer su debut con el onceno motilón cuando el cuerpo técnico tenga a bien hacerlo participe de los partidos.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *