Más vivos que nunca, cálido recibimiento en la capital colombiana

Un nuevo año comenzaba y otro año más compitiendo en la B. Así iniciaba pretemporada el equipo de la frontera.

Debía dejar su casa y trasladarse al duro frío de la capital colombiana. Sin embargo, muchos no decayeron y siguieron creyendo en el proyecto deportivo del equipo.

Fernando Velasco seguia siendo el guía del onceno motilón y el encargado de regresar a la A al doblemente glorioso. Y la campaña empezó con pie derecho, tres puntos importantes en condición de visitante, venciendo en Tunja, en un partido muy cerrado a Boyacá Chicó.

Venía la segunda fecha, el debut como locales en la nueva casa, el Estadio Municipal Héctor “Zipa” González de Zipaquirá. El rival era Barranquilla F.C y el equipo iba motivado para conseguir otro tres puntos que ratificaran lo conseguido por fuera. Pero no fue así, los de la arenosa se llevaron el encuentro por la mínima diferencia

Pero apenas iban dos fechas y el camino era largo para poder conseguir el objetivo, Llaneros aparecía en el calendario, dura visita a una cancha sintética y con calor. Un empate soso a cero, que dejó la sensación en el rojinegro de haber merecido un poco más.

Era inevitable pensar que el equipo se merecía mejores resultados debido al juego que mostraba en cada uno de sus encuentros, pero la falta de tranquilidad a la hora de definir era lo que frenaba la consecución de los tres puntos para el Cúcuta.

Atlético F.C. fue el cuarto adversario en el calendario del Torneo Águila para los motilones y el segundo como locales, pero nuevamente sólo se pudo sumar un empate. Con una victoria, 2 empates y una derrota los dirigidos por Fernando Velasco se ubicaban en la mitad de la tabla y cedian terreno en la lucha por mantenerse en el grupo de los ocho.

La primera salida por Copa Águila frente a La Equidad, daba espacio para probar nuevos nombres en la nómina titular del equipo. Y así, con un 1-0, se sumaron los priemros tres puntos en el campeonato que dará cupo a copa Libertadores y que el doblemente glorioso no quiere descuidar.

La visita a la “perla del otún” para enfrentar a otro histórico del fútbol profesional colombiano, que a su vez no ha logrado dejar el infierno de la B, constituía la oportunidad para poder conseguir un victoria que motivara al plantel y que lo catapultara a los puestos de arriba en la tabla. Pero los matecañas hicieron respetar su patio y se llevaron el encuentro con marcador de 2-0.

Los resultados dieron pie a que la hinchada y los medios empezaran a hablar de crisis futbolistica al interior del grupo y que la presión incrementara para los jugadores y cuerpo técnico.

Una nueva victoria apareció, esta vez frente a Bogotá nuevamente por Copa Águila. La moral estaba en alto y más aún con la intenciónde derrumbar al líder, Real Santander por la sexta fecha del rentado de ascenso. Otra vez, la mala fortuna en el ataque por parte de los delanteros no le permitieron al Cúcuta quedarse con la victoria y le tocó conformarse con un languido empate a uno. Fue entonces cuando las directivas del equipo decidieron hacer un cambio en la dirección del plantel y dar por terminado el contrato con el profesor Velasco. Un nuevo proceso comenzaba para el doblemente glorioso, y Flavio Robatto asumía el reto de devolverle al gloria al equipo de la frontera y ascenderlo.

Su debut se dió contra Orsomarso, sin muchos cambios en cuanto a nombres, pero si con una idea distinta de juego, esperaba poder llevarse los 3 puntos del estadio de Zipaquirá, pero los errores arbitrales y un penal desperdiciado por Taganga Castro en el ocaso del partido, enterraron las ilusiones.

Una seguidilla de partidos que le daba la posibilidad de no tener que desplazarse fuera de la capital se avecinaba para el motilón, la cual empezaba con Fortaleza en el estadio de Techo, cotejo que se definió a favor gracias a un tiro libre perfectamente ejecutado por Jeisen Núñez, jugador que se convertiría en pieza clave para el plantel. Todo indicaba que el equipo iba en ascenso y que los resultados por fin se le estaban dando. Esa misma semana enfrentaban a Bogotá, otra vez en el escenario ubicado en la localidad de Kennedy. Luego de los 90 minutos y una mala exhibición del rojinegro, los de la capital celebraron haberse quedado con los 3 puntos y el ambiente en el Cúcuta Deportivo no podía ser peor.

Pero como dice el dicho: “no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista”, y así frente a Valledupar, de local, el plantel despertó y logró una importante victoria por 3-1, con otra gran actuación de Jeisen Núñez.

Para cerrar la primera vuelta en Copa, visitaron a Tigres y con un empate a un gol, se mantuvieron como lideres del grupo G. Y se alistaban, entonces, para recibir al colero del torneo, Real Cartagena. Muy temprano Jeisen Núñez, adelantó al Cúcuta, Alpinito, Cristian Álvarez y Diego Echeverry le dieron cifras concretas al partido que con un 5-1 dejó a los más de 100 hinchas, que viajarón desde la ciudad fronteriza, con una alegría que añoraban desde el inicio de la temporada.

El más reciente duelo fue en Magangué, Bolivar, para visitar al Unión Magadalena. El ciclón puso en aprietos al motilón a los 15 minutos de la primera parte, pero en el segundo tiempo el apodo se lo puso el Cúcuta, pues pareció un vendaval que con 4 goles se llevó los 3 puntos del estadio Diego de Carvajal y ahora se ubica 7 en la tabla de posiciones con 20 unidades.

A falta de 3 fechas para temrinar la fase de todos contra todos, Cúcuta parece haber encontrado por fin la senda de la victoría, y además un gran guía con el cual esperan no desviarse y poder llegar al puerto de la A para la temporada 2018. Todavía queda mucho por escribirse en la historia de este torneo y muchos minutos por jugar, pero se puede decir que el cambio mental que han tenido los jugadores nos ilusiona para poder celebrar a final de año.

Como siempre, ¡vamos que vamos, doblemente glorioso!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *